jueves, 4 de agosto de 2011

Cuando llega la inspiración...


... siempre nos falta papel para dibujar, y acabamos dibujando en cualquier sitio. Eso le debió pasar a mi hija el otro día. Lo que sí tenía era un rotulador. Y aquí está el resultado. Como está en una esquinita del suelo de mi cuarto de trabajo, lo más seguro es que se quede ahí, ¿no?

3 comentarios:

  1. estas pintoricas....¡qué disgustos dan a veces!

    ResponderEliminar
  2. Mi hijo mayor pintó rayajos en las paredes del pasillo y yo contribuí con un monigote como éste que pones...je je je
    Luego la bronca sólo fue pa mí...

    ResponderEliminar
  3. ¡Y habíais estado comprando libros en Auzolan!

    Un abrazo, Jotajota.

    ResponderEliminar